La tecnología al servicio de la calidad del aire

El catedrático de Ingeniería Química de la Universidad Complutense, Arturo Romero, impartió ayer la tercera conferencia en el marco del Programa de Promoción de la Cultura Científica  promovido por la Real Academia de Ciencias, en colaboración con el Campus de Excelencia Internacional “Hidranatura” y el Servicio de Difusión de la Cultura Científica  de la UEx
La charla de Arturo Romero tenía como objetivo presentar los parámetros de la calidad del aire en nuestras ciudades y la situación actual. La calidad del aire urbana está íntimamente relacionada con nuestras actividades diarias y sobre todo con las emisiones procedentes del tráfico y la calefacción. Con fines divulgativos, el profesor Romero dio un repaso a las diferentes clases de contaminantes, características y tecnologías aplicables para su corrección y prevención en la industria, haciendo especial hincapié en aquellos que presentan mayor problemática por afectar a la salud. Así, en el sector industrial, las principales emisiones que se controlan, además del dióxido de carbono (CO2), son el óxido de azufre (SO), el óxido de nitrógeno (NOX) y los compuestos orgánicos volátiles (VOC). En las ciudades, hay límites muy restrictivos en cuanto a las partículas en suspensión PM10 y PM5, y contaminantes de tipo secundario como el ozono troposférico, con capacidad muy oxidante.

En relación con la calidad del aire urbano, Arturo Romero destacó que Badajoz, junto con Santiago de Compostela y Logroño son las tres ciudades más respirables de España, según los resultados que se extraen de la primera base de datos mundial sobre calidad del aire que ha publicado la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra en 2011.
Las tecnologías ambientales, son de tipo curativo, es decir, corrigen y actúan sobre las emisiones y gases de escape de las industrias. Su principal objetivo es cumplir con la normativa medioambiental vigente. Por otro lado, también se aplican tecnologías de reducción de carácter preventivo, identifican el problema en el origen y disminuyen el impacto, son las llamadas tecnologías “más limpias”, ya que, según Arturo Romero, no hay tecnologías limpias en stricto sensu.  En el marco de estas tecnologías, el profesor de la Universidad Complutense explicó la evolución y funcionamiento de los catalizadores en los motores de los automóviles.

De acuerdo con el profesor Romero, es posible aumentar la calidad  del aire con medidas primarias de prevención, por ejemplo a través de la reducción de la velocidad en el tráfico, y con medidas de corrección mediante tecnologías desarrolladas y probadas para los diferentes tipos de misiones de contaminantes (chimeneas y emisiones difusas). Son medidas de adaptación de las tecnologías al problema concreto, y para ello hace falta I+D. Según Arturo Romero, “si queremos proteger el medio ambiente, tenemos que partir de lo que sabemos y de que cómo lo vamos manejando”.

Investigaciones de la UEx se centran en el ozono como potente oxidante-desinfectante de aguas

El grupo de Ingeniería Química Tratamiento de Aguas, enmarcado dentro del ámbito de la ingeniería ambiental y dirigido por el Catedrático Fernando Beltrán Novillo, lleva realizando una extensa investigación en el campo de la potabilización de aguas de consumo y depuración y reutilización de aguas residuales.

A raíz de la reciente polémica sobre los niveles de trihalometanos (THMs) en el agua potable de varios pueblos de la provincia de Cáceres, le preguntamos al investigador Fernando Beltrán, un experto y pionero investigador de la ozonización para el tratamiento de aguas en Extremadura, que nos explique la investigación y servicios que ofrece la Universidad de Extremadura en este campo.
Lee el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: