La curiosidad por la ciencia y la tecnología llena los campus de Badajoz y Cáceres

Unas 3.500 personas participaron, el pasado viernes, de las actividades previstas por la UEx para conmemorar la Noche Europea de los investigadores

Construir una radio sin pilas, lanzar un cohete, cocinar un huevo frito a partir de nitrógeno líquido a menos 195 grados, conocer el contenido de las partículas de aire que respiramos, los microorganismos presentes en una gota de agua, la vida que alberga un charco o atrapar nuestro ADN o el sonido en el laboratorio de acústica de la UEx. Estas fueron sólo algunas de las actividades de las que pudieron disfrutar, y ser partícipes, los ciudadanos que se acercaron a la “Noche Europea de los Investigadores” organizada por la Universidad de Extremadura.

20140926_192728

El pasado viernes los campus de Badajoz y de Cáceres se llenaron de curiosos de todas las edades con ganas de aprender la labor investigadora desarrollada por los científicos de la Universidad de Extremadura. Aproximadamente, unas 3.500 personas, de todas las edades, se acercaron hasta las instalaciones de la UEx para participar en la gran fiesta europea de la cultura científica y tecnológica.

Así, durante toda la tarde-noche del pasado 26 de septiembre,  los espacios universitarios de Badajoz y Cáceres se convirtieron en un ir y venir de jóvenes, y mayores, ávidos de conocer más acerca de la ciencia y la tecnología que se hace en Extremadura y dispuestos a participar de las cerca de del centenar de talleres preparados para la gran cita de la divulgación científica por más ce
03rca de medio millar de profesores y alumnos .

De hecho, desde primera hora de la tarde decenas de familias deambulaban por los campus para no quedarse sin entrar en aquellas actividades que, por su limitado aforo, requerían la retirada de ticket en las taquillas instaladas en las puertas de edificios como Química o Politécnica. Además, y pese a que el cierre estaba previsto para las 23.00 horas, muchos profesores ampliaron hasta cerca de la medianoche el desarrollo de sus experimentos para que nadie se marchara sin disfrutar de su propuesta.

En la edición de 2014 han participado de la Noche Europea de los Investigadores las Facultades de Ciencias, Educación, Escuela de Ingenierías Agrarias e Industriales, Filosofía y Letras, Deporte, Veterinaria, Politécnica y Formación del Profesorado. Como en años anteriores también se sumaron a la iniciativa el Centro de Cirugía de Mínima Invasión Jesús Usón (CCMI).      y Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

La Noche Europea de los Investigadores está enmarcada dentro del programa de I+D Horizonte 2020 de la Comisión Europea. Su objetivo es promover y popularizar las carreras científicas a la vez que dar a conocer a los científicos y su trabajo.

01

El rector de la UEx fue el encargado de inaugurar la actividad. En su discurso oficial Segundo Píriz, acompañado de la Secretaria General de Ciencia y Tecnología,  María Guardiola y teniente de alcalde del Ayuntamiento cacereño, Pedro Muriel, resaltó el papel activo de la universidad española en la sociedad y destacó la importancia de actividades de divulgación como la Noche “a la hora de potenciar las vocaciones científicas”. En Badajoz, el acto de apertura corrió a cargo del Vicerrector de Investigación, Transferencia e Innovación, Manuel Adolfo González; el director del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX), Germán Puebla y el primer teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Badajoz, Alberto Astorga.

El proyecto de la UEx, impulsado desde el Vicerrectorado de Investigación, Transferencia e Innovación y diseñado en línea con los objetivos de la Estrategia Regional para la Especialización Inteligente y la planificación del nuevo mapa de I+D que ahora dibuja la región, está dentro de un consorcio nacional compuesto por otras trece instituciones españolas.

Forman parte de este proyecto conjunto presentado a la UE, entidades investigadoras de Girona, Murcia, Burgos, Las Palmas, Islas Baleares, Oviedo, Castilla y León, Mallorca, Barcelona, Lleida, Santander y Valladolid.

Además, el proyecto de la UEx ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Badajoz y Cáceres, el Gobierno de Extremadura, el Diario HOY, CCMI y AEMET.

Anuncios

Las luciérnagas revelan secuencias de ADN para la computación molecular

Secuencia ADNSonetos de Shakespeare y el audio del discurso “I have a dream” de Martin Luther King ya han sido almacenados en una molécula de ADN.  Este logro, publicado en la revista Nature hace justo un año, fue posible gracias a la computación basada en ADN, una tecnología objeto de creciente investigación que pretende sustituir en un futuro a los ordenadores actuales de silicio.

En este nuevo modelo computacional, las moléculas de ADN se convierten en auténticas unidades de almacenamiento. “El diseño de secuencias de ADN estables que se puedan utilizar en bioinformática es un campo de investigación muy prometedor”, afirma el investigador José Manuel Chaves-González, miembro del Grupo de Investigación ARCO de la Universidad de Extremadura.  Precisamente, este grupo de científicos, coordinado por Miguel Ángel Vega-Rodríguez,  está llevando a cabo el proyecto de investigación BIO, en el marco del Plan Nacional de Investigación, dedicado a la Optimización Multiobjetivo y Paralelismo en Bioinformática.

En concreto, José Manuel Chaves ha propuesto un algoritmo de optimización basado en el comportamiento de las luciérnagas para generar secuencias estables de ADN aplicables en la resolución de problemas concretos, y que ha sido publicado en la revista Applied Mathematics and Computation. “La inteligencia colectiva de los insectos funciona muy bien en bioinformática y constituye una fuente de inspiración en la búsqueda de soluciones eficientes a problemas concretos”, explica el investigador.

Los algoritmos basados en el comportamiento de las luciérnagas generan secuencias muy estables para resolver problemas de optimación. Las luciérnagas basan su comportamiento social en la luminosidad que emiten. En resolución de problemas, la luminosidad de una luciérnaga depende de la calidad de la solución encontrada y la distancia desde donde las otras compañeras están buscando soluciones. De acuerdo con una fórmula que engloba luminosidad y distancia se explora el espacio de búsqueda de soluciones”, apunta el investigador de la UEx.

En la computación molecular, los investigadores codifican los problemas mediante secuencias de ADN.  Es decir, a partir de moléculas orgánicas producidas con un gel de manera artificial, se generan secuencias de ADN representadas por una sucesión de las bases formadas por los nucleótidos adenina, citosina, guanina y timina, simbolizados por las letras A, C, G y T. En el caso de las luciérnagas, estos insectos producen esta secuencia estable para resolver problemas como el caso del viajante de comercio que tiene que decidir la ruta entre ciudades con el menor coste, explicado en el artículo científico. El grupo ARCO también trabaja con éxito en esta línea de las luciérnagas para determinar la filogenia de las especies y la búsqueda de patrones en una secuencia de ADN.

La computación basada en el ADN constituye una ventaja respecto a los ordenadores de silicio en sus circuitos integrados, ya que éstos utilizan componentes electrónicos, que pueden estar activos o no, mientras que las moléculas permiten codificar los problemas en sus 4 bases de materia orgánica y producir secuencias lo más estables posible”. Por ello, las líneas de investigación tienden a desarrollar la tecnología que permita, posiblemente en unas décadas, fabricar ordenadores basados en moléculas orgánicas, que conllevará “más poder computacional, mayor capacidad de almacenaje, y la posibilidad de procesar en paralelo y ganar velocidad”, concluye el investigador.

Referencia:

José M. Chaves-González, Miguel A. Vega-Rodríguez. “A multiobjective approach based on the behavior of fireflies to generate reliable DNA sequences for molecular computing”. Applied Mathematics and Computation, 227 (2014) 291–308

A %d blogueros les gusta esto: