” Con la construcción de 1 kilómetro de vía de alta velocidad se pueden acondicionar más de 13 kilómetros de línea de mercancías”

Juan Coloma

Juan Coloma

Convertir en corredores de altas prestaciones las actuales líneas ferroviarias de transporte de mercancías en Extremadura, ofrece la opción menos costosa y más sostenible.  Así se desprende de las conclusiones de una tesis doctoral de la Universidad de Extremadura que analiza las ventajas socioeconómicas derivadas de adaptar como corredor de altas prestaciones la línea de ferrocarril que une Badajoz, Mérida y Puertollano

Ante la desaparición en 2013 de la línea ferroviaria Mérida-Puertollano de la red principal en la Red Transeuropea de Transportes y quedar relegada a la red secundaria, surgió el interés por analizar el potencial de dicha red para albergar una línea de mercancías de altas prestaciones. Varios motivos apuntaban al estudio: el esperado crecimiento del puerto de Sines y el riesgo de que la futura línea de altas prestaciones en Extremadura quede saturada por el aumento de la demanda de transporte de mercancías, cuando Portugal finalice su corredor ferroviario y la conexión con Lisboa sea posible.

Así y en el marco de su tesis doctoral, Juan Francisco Coloma Miró, profesor del área de Ingeniería e Infraestructura de los Transportes en la Escuela Politécnica de la UEx, ha realizado un profundo estudio de las posibilidades de adecuación y mejora, desde el punto de vista de la ingeniería, de la línea ferroviaria de mercancías Badajoz-Mérida-Puertollano para convertirla en una línea de altas prestaciones en Extremadura, a la que se ha denominado COFEMANEX. La investigación ha examinado, asimismo, las posibles repercusiones socioeconómicas y los beneficios medioambientales que estas actuaciones pueden generar en la sociedad extremeña.

Con las mejoras de tipo ingenieril propuestas en una primera fase y con la electrificación de la línea en una etapa posterior, Extremadura podría pasar de transportar 550.000 toneladas de mercancías al año a mover 2 millones y medio de toneladas en 2017, y 3 millones y medio de toneladas en 2019, que es cuando está previsto la entrada del corredor ferroviario portugués.

Las previsiones de coste son también prometedoras. “Hemos calculado que con el dinero de 1 kilómetro de vía de alta velocidad se pueden acondicionar más de 13 kilómetros de la línea de mercancías de altas prestaciones”, afirma Coloma. El coste unitario de construcción e ingeniería de 1 kilómetro de vía del COFEMANEX es de solo 640.711 euros frente a los 8,51 millones de euros que cuesta el kilómetro en la línea de alta velocidad que unirá Madrid y Extremadura.

Retorno a la sociedad

“En cuanto a productividad, 1 euro de inversión en esta línea tiene un retorno de 2 euros aproximadamente sobre los distintos sectores productivos de la región.  La inversión tendría una repercusión positiva en los sectores de la construcción y  manufacturas, pero también un efecto indirecto por la compra de bienes y servicios, y efectos inducidos como consecuencia de una mejora de rentas de las personas beneficiadas por estos sectores de actividad”, explica el investigador. Además, y según el estudio, las obras y la puesta en servicio conllevarían unas previsiones de creación de 4.100 puestos de trabajo directo.

En relación con los beneficios medioambientales, este corredor ferroviario ofrece una importante captación de tráfico por carretera estimada en un 6,2%, con la consiguiente descongestión en las carreteras  y mejora de la seguridad vial. En términos de cuantificación de emisiones de CO2,  ahora mismo los trenes que circulan en esta línea emiten 30 gramos de CO2, por tonelada kilómetro transportado. “Con la nueva línea mejorada este valor se puede reducir a 25 gramos, y si, además, electrificamos la línea esta cifra se reduce a 11, frente a los valores en carretera de 65”, matiza Juan Francisco Coloma. Según los cálculos del estudio, la línea de altas prestaciones permitirá un ahorro de emisiones de CO2 de hasta un 80% en el caso de tren eléctrico o un 60% si es diesel.

De acuerdo con el autor de la tesis, acondicionar a nivel ingenieril este corredor ferroviario que une Badajoz, Mérida y Puertollano tiene un coste muy bajo y una clara repercusión favorable en la región. “Constituye, por tanto, una infraestructura rentable, sostenible y claramente necesaria en Extremadura”, concluye el profesor de la UEx.

Anuncios

Los extremeños desconocen los síntomas del ictus

José María Ramírez Moreno

José María Ramírez Moreno

Este desconocimiento es aún mayor en la población de riesgo más vulnerable. El reconocimiento de los síntomas del ictus por parte del paciente permite actuar de forma temprana, más rápida y atenuar, así, mediante tratamientos adecuados los efectos negativos del infarto cerebral

José María Ramírez Moreno es neurólogo en el Hospital Universitario Infanta Cristina de Badajoz y experto en enfermedades cerebrovasculares. Para este profesional, cada ictus es distinto, no solo porque los síntomas pueden ser muy diferentes, sino porque las personas que lo sufren también son distintas. “El paciente con ictus pierde la salud y puede perder con ello, la posibilidad de vivir sus sueños o la capacidad de hacer o convertirse en lo que quería ser”, declara este médico. Es por ello, que este profesor de la Facultad de Medicina de la UEx ha llevado a cabo su tesis doctoral, precisamente, sobre los factores pronósticos asociados al conocimiento y percepción de la enfermedad cerebrovascular en Extremadura.

Y es que de acuerdo con las principales conclusiones del estudio, el conocimiento básico del ictus es insuficiente entre los extremeños, existiendo una discrepancia entre el conocimiento teórico y la percepción de gravedad de la enfermedad. Además, “la población que tiene un mayor riesgo de sufrir un infarto cerebral es también aquella que peor conocimiento básico de la enfermedad dispone”, afirma Ramírez. Las personas más vulnerables son los mayores de 65 años con menos recursos económicos. Estos pacientes sufren más factores de riesgo- hipertensión, diabetes, obesidad o hipercolesterolemia – y tienen la desventaja de que desconocen la enfermedad y, lo que es muy importante, no reconocen los síntomas.

El reconocimiento de los síntomas y su asociación con el ictus es fundamental porque permite actuar de forma temprana, más rápida y atenuar, así, mediante tratamientos adecuados los efectos negativos del infarto cerebral. Esta investigación también concluye que “en otros países europeos existe un mayor grado de educación y sensibilización dirigido a conocer los síntomas de alarma de la enfermedad y, sobre todo, a educar la actitud del individuo en caso de padecer los síntomas”, explica José María Ramírez.

Síntomas de alarma

Y cuáles son esos síntomas de alarma que la comunidad científica nos recomienda conocer. “Son cinco síntomas que ante su manifestación de manera individual o grupada, dependiendo del área del cerebro afectada, deben alertarnos para llamar a emergencias o acudir inmediatamente al hospital: pérdida de fuerza en un brazo o en una pierna, sensación de desequilibrio (no poder mantenerse en pie), cefaleas intensas muy graves acompañadas de síntomas vegetativos que el paciente no reconoce como una cefalea habitual, trastorno brusco del lenguaje o capacidad de entender, y por último, trastorno visual complejo (pérdida de campo visual), que también puede venir acompañado de otro síntoma neurológico como entumecimiento de brazos, piernas o mareos.

La enfermedad cerebrovascular es la primera causa de muerte en la mujer

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 5 millones de personas fallecen en el mundo cada año por un ictus, siendo la segunda causa de muerte en los países de renta alta. Asimismo, y como subraya el autor de la tesis, el ictus es la primera causa de discapacidad en el adulto y una de las enfermedades que mayor gasto sanitario conlleva.

En el caso de la mujer, las cifras dan cuenta de la gravedad de la situación sanitaria. En nuestro país y también en Extremadura, la enfermedad cerebrovascular es la primera causa de muerte en la mujer. Pero el estudio llevado a cabo por José María Ramírez arroja también una conclusión a tener en cuenta en las campañas de sensibilización, y es que la mujer, a diferencia del hombre, tiene otra respuesta ante los síntomas que retrasa la asistencia médica. Las mujeres tienden menos de forma significativa a acudir inmediatamente al hospital o llamar al 112. “Dicho de otro modo, los hombres tendrían mayor grado de alerta frente a estas variables, estarían más predispuestos a requerir atención más rápida. La mujer conocer la enfermedad pero su respuesta tardía influye en que no reciba atención médica tan rápida como el hombre y pierde, de este modo, la oportunidad de beneficiarse de tratamientos terapéuticos que, administrados a tiempo, pueden limitar los daños del infarto cerebral”, concluye Ramírez.

Mayor prevalencia del ictus en Extremadura

En Extremadura, y según datos oficiales, la tasa de altas de hospitalización por ictus fue de 2.28 casos por 1.000 habitantes en el año 2009, muy por encima de la media nacional situada en el 1.8. Y la tasa estandarizada de mortalidad general por ictus también está seis puntos por encima de la media nacional, 42.2 casos por 100.000 habitantes. Esta mayor prevalencia de la enfermedad en la región es debida, como apunta el investigador, al envejecimiento de la población extremeña.

Es fundamental, por tanto, diseñar campañas educativas institucionales dirigidas a la población más vulnerable ante la enfermedad. El impacto favorable es evidente desde el punto de vista sanitario, no solo en términos de coste sino también de salud, teniendo en cuenta la alta incidencia del ictus.

Para llevar a cabo este trabajo se realizó un estudio observacional con metodología de encuestas puerta a puerta. En la selección de muestras se utilizaron las secciones censales de Extremadura y se realizó un muestreo aleatorio por bloques. Para recoger la información se elaboró un cuestionario que diseñado atendiendo a criterios científicos formales. En total han participado más de 2500 sujetos de 42 municipios de Extremadura.

La tesis de José María Ramírez Moreno se titula “Factores pronósticos asociados al conocimiento y percepción de gravedad de la enfermedad cerebrovascular en la población general de Extremadura”, y ha sido dirigida por Diego Peral Pacheco y José Javier Aguirre Sánchez, en el Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Extremadura.

Una tesis de la UEx recibe el premio “Mejor Tesis de Doctorado Ibérico en Sistemas y Tecnologías de la Información”

El investigador Gabriel Martín Hernández, del grupo “Computación Hiperespectral” (HyperComp) de la Universidad de Extremadura, ha ganado el premio “Mejor Tesis de Doctorado Ibérico en Sistemas y Tecnologías de la Información”, otorgado por la Asociación Ibérica de Sistemas y Tecnologías de Información (AISTI), por el desarrollo de un método de compresión de imágenes hiperespectrales

imagenhiperespectralLas imágenes hiperespectrales nos permiten ver lo que nuestro ojo humano no ve. Esta cualidad tan especial las convierte en una herramienta muy eficaz para estudiar el cambio climático, detectar agentes contaminantes en aguas, controlar incendios forestales o analizar yacimientos geológicos. “Las imágenes normales que podemos ver en la pantalla de nuestro ordenador a través de Google, por ejemplo, tienen tres longitudes de onda, rojo, verde y azul y a partir de estas tres bandas se forman todas las combinaciones de colores que percibe el ojo humano. Las imágenes hiperespectrales que se obtienen desde los satélites, por el contrario, en vez de tener tres longitudes de onda tienen cientos de bandas, con lo cual, captan información y datos imperceptibles al ojo humano”, explica Antonio Plaza Miguel, codirector de esta tesis junto con José Manuel Bioucas-Dias de la Universidad de Lisboa.

Son, además, imágenes de gran tamaño y dimensión, que ocupan mucho espacio de almacenaje. Y es precisamente en respuesta a este problema, que la investigación de Gabriel Martín ha aportado la solución mediante el diseño de un método, especialmente adaptado a estas imágenes, que las comprime e impide la pérdida de información y calidad.

“Se trata de un método nuevo que comprime las imágenes de forma muy precisa, reduciendo el tamaño, pero sin que se pierda la información útil que es importante para los análisis de datos”, subraya Gabriel Martín. El método de compresión desarrollado en el marco de esta investigación utiliza una técnica muy novedosa, denominada compressive sensing. Para comprimir y a su vez descomprimir todos los datos, el satélite y la estación receptora en tierra deben compartir unas claves. Asimismo, los investigadores han implementado el método o software en una tarjeta gráfica, en un hardware especial para vídeo en el ordenador, que permite en tiempo real descargar y descomprimir la imagen.

Para que este hardware sea incorporado a un satélite a través de la Agencia Espacial Europea o Indra, es preciso obtener la certificación necesaria, que sería el siguiente paso de este trabajo. De esta manera, una vez instalado el hardware en el satélite, este puede capturar la imagen, comprimirla y almacenarla de forma eficiente.

Premio

La tesis de Gabriel Martin Hernández, titulada “Diseño e implementación eficiente de nuevos métodos de preprocesado espacial para desmezclado de imágenes hiperespectrales de la superficie terrestre”, ha sido reconocida como “Mejor Tesis de Doctorado Ibérico en Sistemas y Tecnologías de la Información” por la Asociación Ibérica de Sistemas y Tecnologías de Información (AISTI). Este premio valora el mejor trabajo de Tesis Doctoral, realizado en el ámbito de las áreas científicas de los Sistemas y las Tecnologías de la Información y áreas afines, con el fin de estimular la innovación científica y el rigor de los trabajos de investigación, así como también realizar la divulgación de los trabajos científicos de alta calidad.

La tesis ha sido realizada en el Departamento de Tecnología de los Computadores y de las Comunicaciones de la Universidad de Extremadura, bajo la dirección científica de los Profesores Antonio Plaza Miguel de la Universidad de Extremadura y José Manuel Bioucas-Dias de la Universidad de Lisboa.

Conejos silvestres y ratones de campo comparten el mismo virus de la enfermedad hemorrágica

De acuerdo con los resultados de una tesis doctoral de la Universidad de Extremadura, el conejo silvestre y el ratón de campo comparten las mismas cepas víricas de la enfermedad hemorrágica del conejo. Es un factor más a tener en cuenta para comprender la epidemiología de esta grave patología, que causa estragos en las poblaciones de conejo y tanto preocupa a conservacionistas y cazadores

 

El investigador de la UEx Tomás Merchán

El investigador de la UEx Tomás Merchán

El conejo silvestre contribuye al equilibrio y diversidad de nuestros ecosistemas. Está en la base de la cadena alimentaria de más de 40 vertebrados, entre ellos, especies en peligro de extinción como el Lince Ibérico (Lynx pardinus) y el Águila Imperial (Aquila aldalberti). Sus excrementos son, a su vez, alimento para los ratones de campo y otros animales, y juegan un papel muy importante en la dispersión de semillas.

 

La estrecha relación entre los conejos y los ratones de campo en el ámbito eco-epidemiológico ha sido objeto de un profundo estudio plasmado en la tesis realizada por el investigador Tomás Merchán, miembro del Grupo de Investigación para el Aprovechamiento y Conservación del Monte de la Universidad de Extremadura, y titulada Eco-epidemiología de la enfermedad hemorrágica del conejo (EHC) en el conejo de monte (Orycolagus cuniculus L.) en el centro-oeste de la Península Ibérica.

 

Durante 10 años, los investigadores han desarrollado distintos trabajos de campo relativos al estudio de los procesos de adaptación virus-hospedador en la enfermedad hemorrágica del conejo (EHC), producida por un virus ARN, de la familia Caliciviridae y con una alta tasa de mutación. Se han estudiado en concreto las cepas víricas que provienen de la cepa de EHC invasora que llegó a la Península Ibérica en 1989 y que, desde entonces, manifiesta brotes epizoóticos anuales que dañan de manera significativa las poblaciones de conejos silvestres.

 

“Uno de los principales resultados de esta investigación ha sido demostrar, por primera vez en la Península Ibérica y en estas especies, que el virus de la enfermedad hemorrágica del conejo es capaz de “saltar” a otras especies hospedadoras distintas del conejo, en este caso los ratones de campo”, subraya Tomás Merchán. Mediante técnicas de biología molecular y experimentos controlados con ratones de campo (Apodemus sylvaticus) y ratones morunos (Mus spretus), se ha comprobado que estas especies pueden albergar y mantener las mismas cepas víricas de la enfermedad hemorrágica.

 

En la naturaleza, el contagio parece tener una clara explicación. Los ratones conviven con los conejos de forma simpátrica, es decir, se mueven y cobijan en las madrigueras de conejos y, además, se alimentan de los excrementos de estos. Es precisamente en las heces donde se encuentra la mayor concentración del virus de la enfermedad hemorrágica.

 

Además, Merchán ha observado que “hasta un 6% de los roedores analizados pueden almacenar el virus en su cuerpo y que pueden hacerlo durante dos meses sin desarrollar la enfermedad, pero con capacidad de diseminarlo a su vez”. Así, en otra fase experimental del estudio, se demostró que ratones infectados por conejos con el virus de la enfermedad hemorrágica del conejo, transmitieron el virus a otros conejos con los que convivieron, provocándoles una respuesta inmune.

 

“Los ratones son unos excelentes centinelas, nos podrían ayudar a determinar las cepas de los virus que afectan a las poblaciones de conejos con las que cohabitan. Por tanto, se abre una nueva etapa en el conocimiento de la epidemiología de esta enfermedad, necesitando profundizar en la relación conejo-ratón para determinar el posible efecto sobre la inmunidad y diseminación del virus que acontece en la naturaleza”, añade Merchán.

 

Los ratones ayudan de ese modo al proceso de adaptación del virus con su hospedador. Se produce un contagio recíproco entre el conejo y el ratón, de manera que hay evidencia de trasiego de virus y de que ambas especies comparten las mismas cepas víricas. Este hallazgo abre nuevos interrogantes sobre el papel de los ratones en la epidemiología de la enfermedad, pudiéndose dar el caso de que los ratones favorecieran el mantenimiento de la inmunidad natural de las poblaciones de conejo, según explica el investigador de la UEx, Gregorio Rocha, director de esta tesis.

 

Repoblaciones controladas

Los resultados de la investigación, basados en el estudio de un gran número de poblaciones de conejos tanto en Cáceres (Zarza de Granadilla, Abadía, Plasenzuela, La Cumbre, Santa Marta de Magasca y Botija), como en Badajoz (Valencia de las Torres, Reina, Talarrubias, Mérida, Villafranca de los Barros y Jerez de los Caballeros), apuntan también a que las altas densidades de conejo están relacionadas con una elevada prevalencia de anticuerpos frente a la enfermedad hemorrágica del conejo. En este sentido, los investigadores han determinado que cerca del 25% de las poblaciones salvajes y sanas de conejos estudiadas durante el mes de julio, albergan el virus RHDV en su organismo, concretamente en el hígado, y no padecen la enfermedad. Sin embargo, de este porcentaje, el 13% es seropositivo, está permanentemente infectado y pueden transmitir la enfermedad.

 

Por ello, “las repoblaciones de cotos y espacios protegidos deberían estar controladas desde un punto de vista serológico y, además, supervisadas”, declara Rocha, “ya que las poblaciones con buenas condiciones de hábitat, aunque en escasa densidad, pueden ser recuperadas mediante manejos adecuados en cuanto a incorporaciones de individuos y extracciones por la caza”. De acuerdo con estas premisas y en el marco de esta investigación, se ha ejecutado con éxito una repoblación de conejos en Granadilla, cerca del pantano de Gabriel y Galán, pasando de una densidad muy baja de conejos a una densidad media.

 

Para Merchán, es importante también identificar las poblaciones estables con alta densidad e inmunidad natural elevada y monitorizarlas desde un punto de vista serológico y genético, teniendo en cuenta el hábitat natural, para proponer con ello modelos útiles en otras poblaciones.

 

La situación actual del conejo se ha visto agravada con la irrupción en 2011 de una nueva cepa vírica de la EHC, conocida como la variante francesa, que afecta a los gazapos jóvenes menores de 30 días y que está provocando una gran mortalidad.

Una investigación de la UEx permite mejorar la vida de los pacientes con demencia

SAM_1024

 Una tesis doctoral elaborada por la terapeuta María Jiménez Gordillo abre una nueva esperanza para aquellas personas con demencia, y cuyas capacidades para desenvolverse en las tareas cotidianas se ven mermadas debido a la enfermedad. A través de un nuevo programa de estimulación cognitiva llamado SADL (Stimulation Activities of Daily Living), estos pacientes mejoran la autonomía y el nivel de independencia en las actividades básicas  de la vida diaria.

Este programa de intervención permite, aplicando una serie de sencillas fichas cognitivas relacionadas con las actividades básicas de la vida diaria, estimular la mente del paciente de tal forma que se mantiene su estado cognitivo y evita un mayor deterioro. Las fichas están creadas en función de los distintos aspectos que se quieran trabajar. Según explica la autora del estudio: “si el problema reside en el hecho de que la persona a la hora de asearse no reconoce los útiles de aseo,  las fichas solo contendrán dibujos relacionadas con esos útiles que normalmente utilizamos para realizar esa tarea, y no otras figuras diferentes que estarían relacionadas con otras acciones”.

Esta es la diferencia fundamental con los programas cognitivos actuales: mientras que hasta ahora las terapias cognitivas trabajaban la discriminación visual de forma genérica, que utilizan  fichas que contiene dibujos de tareas distintas, el programa SADL desarrolla una percepción visual, entre otras funciones cognitivas, mucho más específica cuyas fichas se centran en una única tarea de la vida diaria.

La ventaja de este programa, aclara la investigadora, es que “se puede conseguir intervenir los déficits en las actividades de la vida diaria a cualquier hora del día. El terapeuta no tiene que estar presente con el paciente constantemente”. Además, explica María Jiménez, da la posibilidad de poder tratar a un grupo de personas al mismo tiempo.

La investigación ha sido dirigida por Mª Victoria González López-Arza y Juan Rodríguez Mansilla, del departamento Terapéutica Médico- Quirúrgico de la Universidad de Extremadura.

A %d blogueros les gusta esto: